Sueños premonitorios

A todos nos ha pasado, sueñas algo y después ocurre. Además, al contrario de lo que sucede con otros misterios o conspiraciones, que son hijos de su tiempo, el tema de los sueños premonitorios se ha mantenido a lo largo de la historia: desde algunos relatos en la Biblia, hasta figuras tan importantes como Napoleón, que soñó con un gato negro antes de la batalla de Waterloo. Pero… ¿Por qué?  

Sigmund Freud

Para Freud los sueños eran una puerta abierta al inconsciente, en donde liberamos nuestros deseos; además, la formación de los sueños tendría que ver principalmente con imágenes captadas, de forma consciente o inconsciente, durante los últimos tres días. Esto daría dos posibles explicaciones a algunos sueños premonitorios: en primer lugar, nuestras rutinas diarias tienen un claro impacto en ellos, y soñar que al día siguiente vas a hacer algo que hiciste los días anteriores, no tiene mucho de premonición, por más que se cumpla; por otro lado, al estar construidos desde el inconsciente, pueden formarse con información que no sabes que tienes, revelando en los sueños algo que descubriste durante la vigilia, aunque no lo supieras. Por ejemplo, imagina que antes de ir a dormir le das las buenas noches a tu hijo, y sin ser consciente de ello, tu cerebro detecta en su rostro los ojos ligeramente vidriosos y la piel levemente enrojecida. Durante la noche sueñas que tu hijo está enfermo, te levantas asustado, y efectivamente, el niño tiene fiebre. Volvamos al caso anterior de Napoleón y su sueño con el gato negro antes de Waterloo… ¿es posible que un gran estratega como él supiera, de forma inconsciente, que la batalla estaba perdida antes de librarla?

 La ciencia, generalmente, utiliza estos argumentos y el añadido de las casualidades para explicar los sueños premonitorios, pero hay otras opciones.

Sincronicidad

El fenómeno de la sincronicidad, motor del mundo en algunas culturas, estaría asociado también a los sueños premonitorios. La sincronicidad se da, según Jung, cuando dos o más sucesos vinculados por el sentido ocurren a la vez sin una relación de causa – efecto. Es una casualidad dotada de sentido, de un mensaje, como si el universo nos hablara. Los sueños premonitorios podrían ser una de las formas en que la sincronicidad se manifiesta, regalándonos una información con la que tomar mejores decisiones. Si quieres saber más acerca de este tema, visita nuestro artículo sobre sincronicidad.

Profecía autocumplida

Es posible que algunos sueños premonitorios no sean tales. En ocasiones, cuando un tema nos preocupa, soñamos con su resolución ya sea de forma positiva o negativa. Estos sueños, por sí mismos, pueden influir en nuestra forma de resolver el problema. Si soñamos que todo sale mal, y le damos valor a ese sueño, cabe la posibilidad de que nuestra predisposición a un desenlace desastroso sea lo que lo provoque; en el caso contrario, cuando soñamos que lo resolvemos con éxito, puede que esa inyección de seguridad en nosotros mismos sea lo que resuelva el problema.

Veamos un ejemplo curioso. Durante el asedio a la ciudad de Tiro, Alejandro Magno soñó con un sátiro bailando sobre un escudo. Tal era la importancia que Alejandro le daba a los sueños, que siempre estaba acompañado de Aristandro, su vidente personal e interpretador de sueños; este, a través de un juego de palabras, concluyó que el sátiro significaba “sa Tyros”, en griego, Tiro es tuyo. Alejandro continuó con el asedio y conquistó la ciudad, pero… ¿el sueño del sátiro le impulsó a mantener el asedio con energía, resultando en la conquista y el autocumplimiento de la profecía? ¿o el sueño predijo lo que iba a ocurrir y ya está? Solo una cosa es segura, el sueño se cumplió.

Videncia

Existe una última explicación para los sueños premonitorios, más controvertida, por la imposibilidad de su demostración en el marco de lo que culturalmente consideramos posible; permítanme añadir que ninguna de las teorías anteriores está demostrada, simplemente son aceptadas culturalmente como explicaciones plausibles. El caso es que según esta teoría, todos tendríamos ciertas capacidades de videncia, de ver el futuro, y en el estado de consciencia superior de los sueños estas capacidades se verían aumentadas, dando lugar a la posibilidad de que cualquier persona tenga sueños premonitorios, aunque en su día a día no muestre habilidades para la adivinación.

Para terminar, vamos con uno de los casos más emblemáticos de los sueños premonitorios: Abraham Lincoln soñó que veía en la Casa Blanca un cadáver amortajado y custodiado por soldados, preguntó quién había muerto y un soldado le respondió que habían asesinado al presidente. Pocos días después asesinaron a Lincoln. ¿En cuál de las explicaciones anteriores situaría este caso?

Investiga y saca tus propias conclusiones.

Jorge Ramos

Jorge Ramos es un escritor palentino que se dedica a impartir talleres de escritura creativa. Ante la pregunta de ¿por qué siempre llegan al poder los peores de entre nosotros? comenzó a investigar y terminó adentrándose en el mundo del misterio. Entre otros títulos, es el autor de Las tres vidas de Nadie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.