La sociedad Vril

La sociedad Vril

Una de las características principales de los fanatismos es la de modelar la realidad a su antojo, obviando los hechos y utilizando cualquier argumento para sustentar ideas preconcebidas, aunque sea claramente ficticio; esto ocurre por desgracia en el ámbito de la conspiración, pero no crean que es el único, ya que también ocurre día a día en la política, en donde la realidad se oculta tras el discurso; o en la ciencia, en donde las teorías aceptadas en cada momento histórico condicionan el resultado de los experimentos realizados, o la aceptación de los mismos. Pero dejémonos de divagaciones, y vayamos al caso concreto que nos ocupa.

Origen de la sociedad Vril

La sociedad Vril fue una sociedad secreta fundada en Alemania, en los años previos a la Segunda Guerra Mundial. Hacía las cosas que hacen las sociedades secretas: conspirar en busca del poder, en medio de un conglomerado litúrgico que incluía rituales, orgías… e incluso se llega a decir que sacrificios. Pero lo que caracteriza a esta sociedad es que era un grupo supremacista, que consideraba a la raza aria superior a las demás, y basaba su poder en el control de una energía llamada Vril.

¿Qué es el Vril?

En el año 1871, se publicó el libro “Vril: The power of the coming race”, de Edward Bulwer – Lyton. En él, se relata la existencia de una raza superior que vive en las profundidades de la Tierra, y utiliza a su antojo una fuerza mística universal denominada Vril, con la cual pueden conseguir cualquier cosa, pues en ella se hayan tanto el caos como la armonía.

Es necesario agregar en este punto que el siglo XIX es el siglo del descubrimiento de la cultura oriental en Alemania. Es algo muy fácil de documentar atendiendo a los referentes culturales de la época, a la gran cantidad de traducción de textos orientales que llegaron a Europa a través de Alemania en aquellos años, y al impacto que tuvo en la élite intelectual alemana y que podemos ver en los textos de estudiosos como C. G. Jung o escritores como Herman Hesse. Y es evidente, para cualquiera que haya estudiado un poco esa cultura, que el concepto de Vril es una derivación literaria de otros conceptos orientales, adaptados al ámbito de lo europeo; es decir, una apropiación de lo espiritual para convertirlo en herramienta de poder.

¿Qué hacía la sociedad Vril?

La sociedad Vril dio por verídica la ficción relatada en el libro que hemos mencionado anteriormente, y se dedicó a buscar el control de esa energía a través de la meditación y el sexo, acompañándolo de un discurso en el que se posicionaban como herederos de esa raza superior de las profundidades, y postulándose como arios, aquellos llamados a dominar el mundo.

Sociedad Vril y nazismo

Hasta ahora solo hemos relatado los fundamentos y aspiraciones de una sociedad secreta claramente imbuida por delirios místico – literarios y ansías de poder. Algo que podría ser anecdótico, una de tantas, de no ser porque se establecen ciertas relaciones entre esta sociedad y el nacionalsocialismo alemán, que tantas desgracias nos trajo. Y es que según algunos investigadores, la sociedad Vril logró extenderse entre los círculos internos del nacionalsocialismo, llegando a tener entre sus filas a algunos de los máximos dirigentes. Esto explicaría, de ser cierto, la conocida búsqueda de los nazis de algunos objetos de poder mitológicos, y el intento de desarrollar tecnologías basadas en principios desconocidos. Y todo basado en una novela.

Investiga y saca tus propias conclusiones.

Jorge Ramos

Jorge Ramos es un escritor palentino que se dedica a impartir talleres de escritura creativa. Ante la pregunta de ¿por qué siempre llegan al poder los peores de entre nosotros? comenzó a investigar y terminó adentrándose en el mundo del misterio. Entre otros títulos, es el autor de Las tres vidas de Nadie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.