Proyecto Blue Beam

Proyecto Blue Beam

El Proyecto Blue Beam es, según algunas teorías, un programa secreto cuyo objetivo sería llegar a simular una invasión alienígena, de forma que ante una amenaza común para todo el planeta, la humanidad se una bajo un mismo gobierno, el famoso Nuevo Orden Mundial. Así, de primeras, parece un tanto descabellado; sin embargo, con el transcurso del tiempo se han dado situaciones que otorgan cierta verosimilitud a esta teoría. Veamos más al respecto.

¿En qué consiste el Proyecto Blue Beam?

Según Serge Monast, el periodista que lo sacó a la luz en 1994, el proyecto constaría de 4 fases:

  1. Reescribir el conocimiento arqueológico, poniendo en duda las bases de todas las religiones. ¿Les suena la serie alienígenas ancestrales?
  2. Una vez minados los fundamentos de las distintas fes, se proyectarían una serie de hologramas por todo el mundo, utilizando en cada lugar la imagen de un Dios o profeta acorde a las creencias de la zona. Estas imágenes, vendrían a revelar que solo existe una fe, y nos arengará para unirnos bajo esa única fe, constituyendo al mismo tiempo un único gobierno.
  3. Con el uso de Ondas de Frecuencia Extremadamente Baja simularían una comunicación telepática con nosotros. Dando credibilidad a todo lo demás.
  4. Simular una invasión alienígena, obligando a cada gobierno a utilizar su arsenal nuclear para repelerla, quedando así indefensos ante el gobierno del Nuevo Orden Mundial.
Serge Monast en una entrevista

Resulta difícil imaginar que pudiera llegarse a estos extremos, no porque ellos tengan reparos en hacer algo así, si no por la complejidad de que todo esto salga bien

Bien, esto es demasiado. Conociendo las prácticas habituales de las élites para manipularnos, resulta difícil imaginar que pudiera llegarse a estos extremos, no porque ellos tengan reparos en hacer algo así, si no por la complejidad de que todo esto salga bien. Pero no olvidemos que lo que Serge Monast expuso es un proyecto, y los proyectos están sujetos a modificaciones. Cabe la posibilidad de que cayeran en sus manos estos documentos, en los que simplemente se valora un camino para llegar a un fin.

Los hechos parecen sugerir que, en el caso de que este proyecto exista, es probable que se haya simplificado, ya que no se observan movimientos que apoyen las implicaciones religiosas de los puntos 2 y 3.

Motivos para dudar

Aún siendo consciente de que es una teoría difícil de asumir, creo que desde Ministerio del Misterio tenemos el deber de exponer los hechos que podrían apoyar esta teoría, y hay concretamente dos que hacen saltar las alarmas:

  • El primero es la postura de los organismos oficiales ante las teorías relacionadas con los alienígenas. Los que nos interesamos por el misterio estamos acostumbrados a que la posición oficial respecto a cualquier misterio o conspiración sea la de cerrar filas desde todos los ámbitos. Se niegan, se ignoran o se ridiculizan en una respuesta coordinada desde instituciones, medios de comunicación y ciencia si el caso lo requiere.
  • Pero con los extraterrestres ocurre justo lo contrario; con el tema alíen la ciencia cambió de paradigma en los últimos años, pasando de la imposibilidad de su existencia por lo azaroso de la evolución, a considerar que es casi seguro que exista vida alienígena dada la inmensidad del universo; por otro lado, los medios de comunicación apoyan esta teoría y todos los meses las redes se inundan de artículos con la posibilidad de haber encontrado vida aquí o allá; por último, no pasa un año sin que algún gobierno desclasifique expedientes OVNI.

Sinceramente, lo que más llama la atención es esto último, ya que la hipótesis científica y su repercusión en los medios es coherente con el marco cultural, pero el hecho de que los gobiernos admitan una y otra vez su ineptitud en defensa, reconociendo que su espacio aéreo es violado repetidamente sin saber quién lo hace ni por qué, es realmente extraño.

Serge Monast murió de un ataque cardíaco dos años después de publicar la teoría, un día después de ser arrestado

El segundo hecho es el destino del propio Serge Monast, que murió de un ataque cardíaco dos años después de publicar la teoría, a los 51 años, sin cardiopatías conocidas previas, y un día después de ser arrestado y pasar la noche en el calabozo. Esto sería raro si no le ocurriera tan a menudo a la gente que publica conspiraciones.

Para ser justos, es necesario decir también que el Proyecto Blue Beam no es la única conspiración sobre la que Serge Monast escribió, así que en el caso de que su muerte fuera provocada, no tendría que ser necesariamente por esto.

Investiga y saca tus propias conclusiones.

Jorge Ramos

Jorge Ramos es un escritor palentino que se dedica a impartir talleres de escritura creativa. Ante la pregunta de ¿por qué siempre llegan al poder los peores de entre nosotros? comenzó a investigar y terminó adentrándose en el mundo del misterio. Entre otros títulos, es el autor de Las tres vidas de Nadie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.