¿El hombre llegó a la Luna?

Hombre en la luna

Según la versión oficial, el 20 de Julio de 1969 el Apolo 11 alunizó con éxito, y al día siguiente Neil Armstrong y Buzz Aldrin caminaron sobre la superficie de la Luna logrando así el mayor hito de la historia de la humanidad. Pero desde el mismo momento del alunizaje hasta nuestros días infinidad de investigadores han puesto en duda que esto ocurriera, y el paso del tiempo no ha hecho si no dar más argumentos a estos investigadores, que a menudo comienzan por dudar del Apolo 11, y terminan afirmando que la NASA, como organismo, es un fraude al completo.

Infinidad de investigadores han puesto en duda que esto ocurriera, y el paso del tiempo no ha hecho si no dar más argumentos a estos investigadores

Antes de empezar a ver las pruebas que aportan estos investigadores, me gustaría hacer una aclaración: que la NASA pueda ser un fraude no implica que toda la gente que trabaja para la NASA u otras agencias espaciales estén implicadas en el fraude. Recordemos que la inmensa mayoría de estos trabajadores, ya sean científicos, ingenieros, equipos de mantenimiento… no toman parte de forma presencial en las misiones; ellos se limitan a trabajar con los datos que les ofrece la NASA y bajo el paradigma científico que impone el momento actual. Imagine que usted trabaja en una metalúrgica en la cual la dirección asegura utilizar una serie de productos químicos en su depuradora para no contaminar el río, pero resulta que es mentira y para aumentar beneficios no los están utilizando; usted está contaminando el río sin saberlo, pero los responsables son la dirección y los supervisores de la depuradora.

Ahora sí, vayamos con los argumentos.

Luces y sombras

Lo primero que nos hace dudar, sobre las propias imágenes que la NASA aportó del acontecimiento, es que no hay estrellas en el cielo. En el imaginario colectivo, formado por las imágenes que otros medios nos han trasladado del espacio, este se encuentra repleto de pequeñas estrellas que brillan al fondo de ese vacío inmenso, pero en el alunizaje no se ven. Se culpa de esto a la cámara, que al parecer no puede captar a la vez el brillo del sol y el de las estrellas por el tiempo de exposición, pero llama poderosamente la atención que una institución como la NASA no fuera preparada con una cámara que pudiera modificar sus especificaciones para tomar al menos una fotografía de las estrellas desde la Luna. Algunos investigadores afirman que se decidió no incluir las estrellas de forma premeditada, por lo difícil de calcular su posición respecto de la posición de la Luna, el lugar del aterrizaje, el ángulo de los planos… y que haber situado estrellas en el fondo podría haber delatado el montaje si alguien se tomaba las molestias suficientes como para analizar eso y encontrar los errores. Nunca lo sabremos porque no aparece ni una sola estrella.

Buzz Aldrin en un paseo por la superficie lunar

Como suele ocurrir, hay expertos de sobra para mantener una posición y la contraria

Por otro lado, está el tema de las sombras. Es muy sencillo apreciar en infinidad de fotografías como las sombras salen en diferentes direcciones; esto ocurre cuando hay más de una fuente de luz, es decir, varios focos. En principio, en la Luna el único foco de luz sería el sol, a través del cual todas las sombras deberían ser paralelas, pero esto no sucede. Oficialmente hay expertos que dicen que eso se debe a la refracción de la luz en la superficie de la luna, y a la luz que se desprende desde la Tierra, que también actúan como foco; otros expertos dicen que esto es imposible y que las sombras, por sí mismas, ponen de manifiesto el montaje. Como suele ocurrir, hay expertos de sobra para mantener una posición y la contraria.

Video restaurado del la misión

El vídeo de la discordia

Hace unos años salió a la luz un vídeo grabado dentro del Apolo11. En él, fechado a 19 de Julio (un día antes de llegar a la Luna), se observa como los astronautas apagan las luces del exterior, se alejan de la pared que queda totalmente negra, y filman la vista de la Tierra a través de una ventana circular en la que solo se ve un fragmento de la Tierra, haciéndola parecer mucho más pequeña, y por tanto, más alejada.

Hace saltar las alarmas el hecho de que a 19 de Julio, tres días después del despegue, estuvieran tan cerquita; y un día después, alunizando

En el mismo vídeo podemos ver el tamaño real, y por tanto la distancia real, cuando la cámara se acerca a la ventana y nos muestra la Tierra al completo. Y están muy cerca. Independientemente de que se hiciera para simular una Tierra alejada o no, que fuera una prueba de cámaras o una forma de que los astronautas estuvieran entretenidos… hace saltar las alarmas el hecho de que a 19 de Julio, tres días después del despegue, estuvieran tan cerquita; y un día después, alunizando.

Las declaraciones de los astronautas

Foto oficial de la tripulación del Apollo 11

En la entrevista a su regreso, se ve a los astronautas dubitativos en algunos temas. En un momento concreto, un periodista pregunta si recuerdan haber visto alguna estrella, y tras mirarse entre ellos buscando apoyo y dudar durante unos segundos, terminan afirmando que no recuerdan haber visto ninguna; como si algo así pudiera olvidarse. Pero asumamos que acababan de llegar de un viaje impresionante y estaban agotados y confundidos, lo cual sería entendible, porque además, en entrevistas posteriores, aseguraron haber visto un montón de estrellas… este tema tiene más recorrido, a modo de curiosidad os diré que algunos astronautas afirman que el espacio tiene una negrura poética, y otros dicen que la luz es cegadora. Curioso.

Otras dudas

Hay muchos más argumentos que hacen dudar de la llegada del hombre a la Luna, como la bandera ondeante, el cinturón de Van Allen, los movimientos de los astronautas, la posible desaparición del metraje original… pero no dispongo de información suficiente como para asegurar que realmente sean argumentos válidos, así que me limito a nombrarlos, pero sin profundizar en ellos.

Investiga y saca tus propias conclusiones.

Jorge Ramos

Jorge Ramos es un escritor palentino que se dedica a impartir talleres de escritura creativa. Ante la pregunta de ¿por qué siempre llegan al poder los peores de entre nosotros? comenzó a investigar y terminó adentrándose en el mundo del misterio. Entre otros títulos, es el autor de Las tres vidas de Nadie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.