Ciencia, ¿la nueva religión?

Ciencia Religion

La ciencia es maravillosa, una de las herramientas más increíbles que ha creado el ser humano. A lo largo de los últimos siglos el desarrollo de la ciencia ha traído grandes avances en todos los ámbitos de la vida: salud, tecnología, sociología… Pero lo que era una disciplina de descubrimiento, de cuestionar y comprender, se ha ido convirtiendo poco a poco en un conocimiento endogámico y dogmático en el cual aquellos que disienten son tratados como parias, mientras que se comulga con cualquier teoría ridícula que reme a favor de viento.

Pero lo que era una disciplina de descubrimiento, de cuestionar y comprender, se ha ido convirtiendo poco a poco en un conocimiento endogámico y dogmático

Como sé que el tema que vamos a tratar es realmente sensible, quiero hacer dos aclaraciones antes de entrar en materia:

  • Este no es un artículo contra la ciencia. Está escrito en un ordenador desarrollado gracias a la ciencia, y llega hasta usted a través de internet, que no existiría sin la ciencia. Lo que pretendemos es poner de manifiesto ciertos aspectos de la ciencia que se alejan de aquello que, consideramos, debería ser; acercándola más bien a lo que históricamente ha sido terreno religioso.
  • Dado que el sesgo de autoridad es la primera baza que se juega cuando se tratan estos temas, quiero aclarar que aunque mi vida me haya llevado por el camino de las letras, mi formación académica es de ciencias, e incluso he trabajado en un laboratorio.

Dogmas

El espacio – tiempo se curva. La evolución es producto de mutaciones aleatorias. He aquí los que para mí constituyen los dos dogmas más peligrosos que tenemos en la actualidad, ya que con ellos se genera toda una cultura en la que se define quiénes somos y nuestra cosmogonía. Sin embargo, al parecer, el espacio – tiempo, cuya materia es teórica, se curva a causa de la gravedad, que nadie sabe lo qué es.

Por otro lado, teniendo en cuenta que las mutaciones son errores en las secuencias de ADN, cuesta creer que a base de errores aleatorios se vayan creando sistemas cada vez más complejos, y la teoría está en constante revisión, buscando una explicación que tape los agujeros. Pero nada de esto impide que cualquier científico o amante de la ciencia recite estos hechos como verdaderos.

Veamos cómo se define un dogma, según la RAE: “proposición que se asienta por firme y cierta, como principio innegable”.  Y en esas estamos, valorando nuestro mundo y nuestra existencia en base a dogmas, primer requisito de la fe.

Mito creacional

Son conocidos los mitos creacionales de infinidad de religiones a lo largo del mundo, aunque hablemos del que nos queda más próximo culturalmente, que es el del cristianismo, según el cual Dios creó la Tierra en siete días. El big – bang fue mucho más rápido, ya que la materia y el espacio se crearon en un instante y comenzaron a expandirse a la vez, a partir de un punto de densidad infinita; lo que se conoce como una singularidad. Y a nadie le choca eso de la densidad infinita, lo asumen como otro dogma y siguen construyendo a partir de ahí, aunque sea algo físicamente imposible.

Pero no vamos a quedarnos aquí, veamos qué es eso de la singularidad; en primer lugar se trata de un evento único, y además se explica como un punto al que matemáticamente podemos acercarnos, pero sin llegar nunca hasta a él. Algo así como un Dios, que también es único, y al que puedes acercarte pero sin alcanzarlo. Curiosas las similitudes, será cosa mía.

Toda religión que se precie debe ofrecer a sus fieles la promesa de la vida eterna, y la ciencia no iba a ser menos

Vida eterna

Toda religión que se precie debe ofrecer a sus fieles la promesa de la vida eterna, y la ciencia no iba a ser menos. Al principio esto llegó con la criogenización, pero a medida que este método empezó a ser cuestionado, se cambió de paradigma y en la actualidad la posibilidad de la vida eterna llega de la mano del transhumanismo, que está bastante mejor porque no solo viviremos para siempre, si no que además lo haremos como seres mejorados. ¿El cielo en la tierra?

Única fe verdadera

Y para terminar, no podía faltar la autoproclamación de estar en posesión de la verdad. Al igual que todas las culturas a lo largo de la historia, la nuestra también es la única que persigue y conoce la verdad. Y aquellos que no comparten nuestra verdad son ridiculizados, ignorados, o tratados de forma paternalista para paliar su inocencia. Afortunadamente la evangelización va bastante bien, y nuestra verdad llega cada vez a más partes del mundo.

Investiga y saca tus propias conclusiones.

Jorge Ramos

Jorge Ramos es un escritor palentino que se dedica a impartir talleres de escritura creativa. Ante la pregunta de ¿por qué siempre llegan al poder los peores de entre nosotros? comenzó a investigar y terminó adentrándose en el mundo del misterio. Entre otros títulos, es el autor de Las tres vidas de Nadie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.